5 Consejos para hijo durante la prueba nasal para COVID 19

5 Consejos para hijo durante la prueba nasal para COVID 19

El propósito de este video es preparar a los niños para una prueba de exudado nasal para COVID-19, para ayudarlos a calmar su posible miedo y su ansiedad. Cuando los niños están preparados para hacerse un examen médico se vuelven más cooperadores y dóciles, lo que crea una experiencia positiva de afrontamiento para ellos. Se ha hecho este video para niños de 4 años en adelante.

¿Duele la prueba nasal del Covid 19?

No es un masaje en la sien, pero tampoco un martillazo en el pie; el frotis nasofaríngeo es rápido y más molesto que doloroso.

La prueba PCR para detectar la infección por la covid-19 se ha convertido en algo habitual este verano en los centros de salud y hospitales españoles, una vez que los suministros de material comenzaron a fluir adecuadamente. Lejos quedan ya los meses de marzo y abril, con las pruebas hechas a cuentagotas y las consignas de las autoridades sanitarias de limitarlas a casos muy extremos o, directamente, ingresos en urgencias. Ahora es sencillo tener acceso a ellas si hay síntomas y el médico de familia correspondiente ve justificada su realización; el proceso en los centros de salud es diario, con el grupo de citados ya establecido por los partes médicos previos y la atención por orden de llegada, sin que sea siquiera necesario identificarse al llegar. Basta con memorizar quién ha llegado el último y dar la vez al que llegue detrás, confiando en la buena voluntad de los congregados y evitando discusiones. La Comunidad de Madrid comienza este lunes las pruebas PCR de forma aleatoria a 1.000 vecinos de entre 15 a 49 años, siendo la primera zona elegida el distrito de Carabanchel. Aquellas personas que den positivo, serán derivadas a su centro de salud para adoptar las medidas necesarias.

 

Consejos para la prevención de COVID-19

Hay muchas medidas que se pueden tomar para prevenir que tu hijo se enferme con la COVID-19 y, si se enferma, para evitar contagiar a otros. Los CDC y la OMS recomiendan que tú y tu familia:

  • Mantengan las manos limpias. Se laven las manos con frecuencia con agua y jabón por lo menos durante 20 segundos. Si no dispones de agua ni jabón, usa un desinfectante de manos que contenga por lo menos un 60% de alcohol. Se cubran la boca y la nariz con el codo o un pañuelo descartable al toser o estornudar. Desechen el pañuelo descartable usado y se laven las manos. Eviten tocarse los ojos, la nariz, y la boca. Hagan que sus hijos se laven las manos inmediatamente después de volver a casa, así como después de usar el baño y antes de comer o preparar comida. Les muestren a sus hijos pequeños cómo crear pequeñas pompas de jabón al frotarse las manos, y cómo hacer entrar el jabón entre los dedos y hasta las puntas de los dedos, incluyendo los pulgares y el dorso de las manos. Los animen a que canten dos veces la canción entera de "Feliz cumpleaños" (aproximadamente 20 segundos) así pasan el tiempo que necesitan para limpiarse bien las manos.

 

  • Practiquen distanciamiento físico Eviten contacto cercano (menos de 6 pies o 2 metros) con cualquier persona que esté enferma o que presente síntomas. Reduzcan al mínimo las salidas de la casa. Si es posible, dejen a los niños en casa cuando salgan. Como las personas sin síntomas pueden contagiar el virus, no permitan que sus hijos se encuentren en persona para jugar con niños de otras casas — aunque todos ellos se sientan bien. Si sus hijos juegan afuera de la casa, asegúrense de que se mantengan a 6 pies (2 metros) de las personas que no vivan en su casa. Pueden describir esta distancia a su hijo como el largo de una puerta, o una bicicleta para adultos. No permitan que sus hijos jueguen a juegos o practiquen deportes en que compartan su equipo, como una pelota de básquetbol, o en los cuales no puedan mantener distancia física. Pospongan las visitas en persona de su hijo a adultos mayores. Animen a sus hijos a seguir en contacto con sus amigos y seres queridos a través de llamadas telefónicas o en conversaciones por video. Para mantener a sus hijos ocupados, consideren organizar comidas familiares virtuales, y noches de juegos, o encuentros virtuales para jugar con otros niños.

 

  • Limpien y desinfecten su casa. Concéntrense en limpiar todos los días las superficies que se tocan con frecuencia en las áreas compartidas de la casa, como mesas, perillas de puertas, sillas con respaldo duro, interruptores de luz, controles remotos, dispositivos electrónicos, manijas, escritorios, inodoros, y lavabos. También limpien las áreas que se ensucian con facilidad, como la mesa para cambiar al bebé, y las superficies que sus hijos tocan con frecuencia, como las superficies de su cama, la mesa de manualidades, la caja de los juguetes, y los juguetes. Usen agua y jabón para lavar los juguetes que sus hijos se pongan en la boca. Asegúrense de enjuagar bien y de secar estos juguetes. Laven la ropa de cama de los niños y sus juguetes de peluche lavables cuando sea necesario y a la temperatura más alta posible. Sequen por completo estos artículos. Lávense las manos después de tocar las pertenencias de sus hijos. Si cuidan a un bebé que tiene la COVID-19, lávense las manos después de cambiar los pañales o de tocar la ropa de cama, los juguetes, o los biberones del bebé.

 

  • Pónganse mascarillas de tela. Los CDC recomiendan ponerse mascarillas de tela en lugares públicos, como el supermercado, donde es difícil evitar el contacto cercano con otros. Esto se recomienda especialmente en las áreas donde se continúa propagando el virus en la comunidad. Este consejo está basado en datos que muestran que las personas con la COVID-19 pueden trasmitir el virus antes de darse cuenta de que lo tienen. Si tu hijo tiene 2 años o más, haz que se ponga una mascarilla de tela cuando ustedes salgan de casa y a la comunidad, para prevenir la trasmisión de la COVID-19 a otros. No les pongas una mascarilla a los niños menores de 2 años, a los niños que tengan cualquier problema para respirar, o a un niño que tenga una afección que le impida sacarse la mascarilla sin ayuda.

Además, continúa con las visitas de bienestar del niño, y actualiza sus vacunas. Esto es especialmente importante para los bebés y los niños menores de 2 años. Muchos proveedores de atención médica en comunidades afectadas por la COVID-19 están usando estrategias para separar las visitas de bienestar de las visitas para niños enfermos al atender a los niños enfermos en áreas separadas de sus consultorios o en ubicaciones diferentes. Si tu hijo debe ir a una visita de bienestar, habla con su médico sobre las medidas de seguridad que están tomando. No dejes que el miedo del contagio con el virus que causa la COVID-19 sea un obstáculo para que tu hijo se dé las vacunas que prevengan otras enfermedades graves.

Seguir las pautas para prevenir la trasmisión del virus que causa la COVID-19 puede ser particularmente difícil para los niños. Continúa siendo paciente. Sé un buen ejemplo, y así será más probable que tus hijos imiten lo que haces.